¿Perro reactivo? Cómo conseguir que tu perro deje de ladrar a todo. Parte I

¿Cansado de buscar horas intempestivas a las que sacar a tu perro?¿De ir por la calle como si fueses un radar?¿De pasar vergüenza o miedo cada vez que se pone a ladrar histérico? Convivir con un perro reactivo es una auténtica pesadilla para ti y por supuesto, para él. Debes buscar horas a las que no encontrarte con aquello que le activa, detectarlo a mucha distancia y aún así, no puedes evitar que X días te acabes llevando un disgusto.

Cuando tu perro ladra de manera incontrolada a todo lo que se mueve, ya sean perros y/o personas, se dice que es un perro reactivo. Además, es algo que ocurre cuando va atado, porque cuando va suelto los problemas desaparecen. ¿Significa esto que tu perro es agresivo? Rotundamente no, lo que tiene es MIEDO. Pretende con los ladridos alejar aquello que le asusta. Es la forma más efectiva que ha encontrado para evitar lo que no le gusta. Puede ocurrir que en algún momento haya tenido que llegar a morder para alejar ese estímulo. En estos casos ha aprendido que ese último recurso funciona y desde entonces será todo más peligroso. La diferencia entre un perro reactivo y otro agresivo es que el agresivo lo es independientemente de que vaya atado o no.

Pero empecemos por el principio…

Posible origen y causas

En cada caso puede haber un motivo diferente, pero la mayoría se debe a un manejo inadecuado de la correa, ya sea porque la tensamos en presencia de otros perros, porque damos un tirón cuando los vemos, porque quiere «saludarles» y no le dejamos acercarse… Hay muchas causas para que un perro pueda acabar siendo reactivo. Si además en tu caso es adoptado, nunca llegarás a saber por qué es así, pero eso no debería preocuparte a la hora de trabajar para su recuperación.

Pero ¿Por qué ladra?

Lo que ocurre con los perros reactivos es que para hacer frente a su miedo hacia cosas a las que no están habituados (ya sean personas, otros perros, objetos en movimiento,…) ladran, y ladran efectivamente como si les fuese la vida en ello. Porque han comprobado que es la manera más eficaz de mantenerlas al margen. Como comentaba más arriba puede llegar un momento en el que ladrar no sea efectivo y entonces no les quedará más remedio que atacar. Debemos evitar esto de manera muy activa, porque crearía un precedente y nuestro perro sabría que existe otra forma de actuar (y que no nos interesa nada que conozca).

Además, el efecto correa se entiende muy fácil. Al tenerlo atado, por un lado no le permites escapar, es decir, debe enfrentarse a aquello que le asusta sí o sí. Pero es que el hecho de que la correa se tense le da cierta seguridad, es como «sujétame que le doy» «porque me estás sujetando que si no…». Con los perros pequeños se ve muy bien, se ponen a ladrar frenéticos y en cuanto ven que el otro perro responde, corren a esconderse detrás de su dueño. De ahí que un mal manejo por parte del dueño pueda acabar desencadenando este problema. Somos nosotros los que generamos una asociación errónea.

Imagen de doghouseobedience.com

Imagen de doghouseobedience.com

Cómo afrontarlo

Un vez que tenemos claro porqué se pone así nuestro perro es hora de ver cómo podemos ayudarle. Lo primero es hacer un estudio de la situación:

  1. ¿ En qué momentos sucede?
  2. ¿Hay señales previas?
  3. ¿Qué alternativas utilizas?

Debes hacer un listado con todo aquello que le active, para posteriormente ir trabajándolo de menor a mayor intensidad. Además, tendrás que realizar un seguimiento. Es importante que tomes nota de la evolución. Ya que ésta no será progresiva, habrá altibajos y seguro que recaídas. Tenlo en cuenta. La recuperación de un caso así siempre es larga y tediosa.

De primeras debes EVITAR todo aquello que le active. Por ahora no estarás trabajando el problema, solo evitándolo. ¿Por qué? Porque tu perro no es capaz de afrontarlo y necesitamos rebajar sus niveles de ansiedad para que deje de ver las cosas como una amenaza. Necesitarás meterle en una pequeña burbuja de la que saldrá poco a poco. Para la terapia inicial realizaremos:

  • Búsquedas diarias de comida: Bien con su propia ración de pienso, si es muy tragón, si no cortando salchichas en pedazos muy pequeños. Dejamos al perro en otro lugar mientras lo repartimos por el sitio que hayamos escogido para hacerlo. Al principio es mejor que el espacio no sea muy amplio, para que aprenda a hacer las búsquedas sin frustrarse. Recuerda empezar siempre de manera muy fácil, que ya habrá tiempo de complicarlo. Llamamos al perro y dejamos que busque. Si ves que al principio le cuesta encontrarlas, ayúdale un poco, sobretodo animándole a que siga haciéndolo. Empezará las búsquedas con la vista y hasta que no lleve un rato no utilizará el olfato. La importancia del ejercicio reside en este punto, porque para que un perro olisquee debe relajarse y controlarse. Si le animamos a olisquear, estará más calmado y cuando salga a la calle prestará más atención a los olores y menos al entorno. Este ejercicio debe durar unos quince minutos e idealmente se realizará dos veces diarias.

  •  Utiliza juguetes inteligentes, tipo Kong, Nina Ottosson,… Que desarrollen su inteligencia y le mantenga entretenido. Para saber más, pincha aquí.
  • Establecer una rutina de paseos, comida, descansos… es importante que tu perro pueda predecir su vida para que se relaje. Recuerda repartir la comida en varias tomas, será fácil si realizas búsquedas y utilizas juguetes.
  • Suprime cualquier tipo de castigo y con esto no me refiero solo a los tirones de correa, si no también a gritos, chist, no y demás cosas que soltamos tan alegremente.
  • Dedícale cinco minutos diarios a premiarle cualquier cosa que haga. Será vuestro momento de reconciliación. Con esto ganará en autoestima y tú volverás a verle con otros ojos.
  • Por ahora los paseos serán a horas y por sitios en los que no te encuentres aquello que le activa. Además, deberás usar material adecuado como es una correa

    multiposiciones (de esas con varias anillas y dos mosquetones) y un arnés antitiro tipo Easy Walk o Sense-ible (en la foto). ¿Por qué de este tipo? Por además de que te van a permitir controlar muy bien al perro, al estar sujetos por el pecho puedes tirar de él y cambiar su foco de atención. Esto será muy útil cuando te veas metido de lleno en un momento de ladridos descontrolados.

  • Si ya se ha producido algún altercado serio con mordiscos, debes prevenir cualquier accidente trabajando el bozal. Si lo realizas bien al perro no le va a suponer ningún trauma y será todo mucho más sencillo para los dos. Aquí tienes un vídeo de Emily Larham para ayudarte a hacer del bozal otro utensilio más. Recomiendo los de tipo cesta, porque permiten ofrecer comida mientras los llevan, son cómodos y muy resistentes. Especialmente el modelo Baskerville (en la foto).

  • En determinados perros vendrá bien una ayuda extra con medicación para relajarle. Pero si este es tu caso, necesitarás la ayuda de un profesional. Contacta con uno antes y por supuesto, acude a tu veterinario para que sea él el encargado de poner el tratamiento.

Por ahora nos quedamos aquí, evitando generar más estrés y trabajando para bajar sus niveles de ansiedad. En el siguiente artículo nos meteremos de lleno en cómo trabajar la reactividad.

Si te ha gustado nuestro artículo, háznoslo saber.

Para leer la segunda parte, pincha aquí.

9 comentarios en “¿Perro reactivo? Cómo conseguir que tu perro deje de ladrar a todo. Parte I

  1. Pingback: ¿Perro reactivo? Cómo conseguir que tu perro deje de ladrar a todo. Parte II | Canescool

  2. Pingback: ¿Perro reactivo? Cómo conseguir que tu perro deje de ladrar a todo. Parte III | Canescool

  3. COMO PUEDO HACER PARA Q MI PINSCHER MINI…DEJE DE LADRAR????:CADA VEZ Q ALGUIEN DICE CHAU ,ME VOY ..O SE PARA CERCA DE LA PTA..O VE Q ME PREPARO PARA SALIR A TRABAJAR.O CUANDO SACO LA BASURA A LA PUERTA DE MI CASA….MI VECINO SE QUEJA…NO SE Q HACER SI COMPRARLE UN COLLAR ANTILADRIDO…SOBRETODO POR LA MAÑANA TEMPRANO A LAS 7 DE LA MAÑANA…Q SALIMOS PARA LLEVAR A MI NENA A LA ESCUELA…Y LLEVAMOS A LA PERRITA TAMBIEN….

  4. !Buenos días!

    Estoy siguiendo paso a paso tus consejos con mi mestizo Peter y enseñándole poco a poco tanto el mira como el ven y demás.
    Peter es un perro adoptado que tenía más o menos un año cuando le recogimos de la calle. No sabemos qué cosas pueden haberle pasado durante ese tiempo. Es muy noble, muy cariñoso y mimoso, también algo hiperactivo, muy callejero (no le gusta nada estar en casa, es feliz fuera) pero su gran defecto es precisamente que ladra. Lo que pasa, es que al contrario de lo que dice el artículo de perros reactivos, él no ladra cuando está atado, sino cuando está suelto.
    Cuando está atado mi otro perro siempre quiere acercarse a oler a los demás. Peter, sin embarho, se aleja. Tiene, según mi impresión, miedo.
    Suelto ladra de forma ofensiva y terrible a todo el mundo. Niños, abuelos, corredores, ciclistas, otros perros… ¡Es tremendo!

    ¿Estamos haciendo bien siguiendo los consejos de perros reactivos?

    Ahora que estoy cerca de dar el paso de soltarlo, tengo miedo de estar equivocandome.

    Gracias y un saludo.

    Carmen y Peter .

  5. Hola me ha gustado mucho el artículo tengo unas dudas , las busquedas de comida son en casa o en la calle¿ y lo de suprimir los castigos es solo en el paseo o en el paseo y tambien en casa¿

  6. Hola, tenemos un pumerania mediano de un año, en casa es como si estuviera mudo, de hecho cuando lo cogimos con cuatro meses, hasta el mes no le oímos un ruido, llegué a pensar que era mudo, en muy tranquilo, en casa es dócil y ayuda mucho a mi hija pequeña de 8a, que triene trastorno de conducta, duerme a su lado, y desde que lo tenemos mi hija en vez de levantarse bloqueada, se levanta animada jugando con la perrita. El caso es que salimos a la calle, y parece otro perro, como si fuera un pitbul, va retando y tratando de imponerse a cuantos perros se cruza, ya los perros del barrio y grandes, la vez y salen huyendo, no me explico porque es así o porque hace eso. La suelo sacar yo, a un parque de perros, cuando nos ven allí nadie entra de ver al perro como se pone tras la vaya. Ya me dirán a que se debe

  7. Hola buenos días, me encanta vuestro artículo, lo voy a seguir paso a paso.
    Tengo un labrador que va a cumplir 1 año y es un amor pero cuando va con correa ladra y gruñe a los perros, cuando está suelto es súper bueno y demasiado sumiso, yo creo que se frustra por no poder llegar hasta ellos y por eso se enfada( mi opinión) .
    También tengo una labradora de 6 meses que creo que está copiando conducta, pero de manera distinta, cuando ve a un perro que no conoce le ladra pero creo que es un ladrido de nerviosismo o miedo porque cuando se acerca al perro y se huelen ya deja de ladrar y se ponen a jugar como si nada.
    Así que tengo mucho trabajo si me podéis dar algún consejo! Muchísimas gracias.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s